top of page

OPOSICIÓN SIN PARTIDO

COLUMNA Bisagra #Columnas

OPOSICIÓN SIN PARTIDO

Bisagra

Por José Páramo Castro

Los partidos políticos que irrumpieron en la lógica y la aritmética minutos después de cerradas las casillas, ahora muestran no sólo su derrota sino su fragilidad.

El PRD empieza a perder registros en el interior del país y el PRI se divide, por lo menos, en dos. Las tribus o se cohesionan o se separan.

Es decir, la oposición se quedó sin partidos y esto muestra de nuevo el anacronismo en el que se desenvuelve la autoridad electoral, que afirma todos los días que no debe haber reforma alguna sobre el tema.

El PRD se ha visto en la necesidad de abrir espacio en los medios para hacerse notar. Que no tenga el apoyo de la población no quiere decir que no cuente con dinero, y aparece su líder nacional haciendo malabares legaloides para figurar por lo menos en los medios. Lo cierto es que ese partido en Colima ya nada tiene que hacer, perdió el registro, lo mismo que en Querétaro, y van otros estados que, uno por uno, tendrán una agonía que la cúpula perredista insiste en alargar.

No se trata de una pérdida de registro circunstancial o un reacomodo de fuerzas, sino de una decadencia irreversible, y las causas sobran.

En cuanto al PRI perdió el 79 de su militancia en dos años, es decir, apenas supera el millón de afiliados, y ahora enfrenta una de las divisiones internas más severas en los últimos años, con una disidencia encabezada por el exgobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, quien quiere que Alejandro Moreno Cárdenas se vaya de la presidencia del CEN de ese partido, que con la división a cuestas no podría concretar más alianzas electorales y mucho menos ganar con facilidad puestos de elecciones popular.

SI el PAN sigue con el liderazgo improvisado de Marko Cortés y no convoca a elecciones lo más pronto posible, seguramente tendrá una escisión importante que le podría costar su propia sobrevivencia, porque en cuanto a números de militantes ese partido parece que siempre juega con el mínimo de gente necesaria para seguir siendo partido.

Así apreciamos a una oposición sin partido que se radicaliza, y la única organización sin aparente ruptura interna es la ultraderecha en las siglas del PAN, anuncia más mentiras en los medios, más violencia, más discursos agresivos, etc. Desde luego cero propuestas, sin otro objetivo que quitar a la 4T del poder, sin proyecto de nación más allá de recuperar sus intereses y esto en un sistema de partidos crea más desequilibrios que una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

El gran problema del PAN es que sólo una veintena de militantes dan la batalla, sobre todo en el Congreso, los demás se limitan a levantar el dedo y aplaudir cuando se les ordena. La falta de cuadros del PAN salta a la vista en las candidaturas de las elecciones pasadas, cuando tomaron prestados a abanderados de otros partidos gracias a la alianza electoral, pero líderes panistas no hay ni siquiera para una diputación federal, menos aún podrían decir que cuentan con cuadros de peso para competir por la Presidencia de la República en 2024. De todos esos 20 panistas no se hace uno con solidez y seriedad.

El PAN no necesita dividirse para suicidarse, simplemente carece de líderes, tendrá que preparar a candidatos externos desde ahora para darle solidez su presencia electoral, que parece haberse agotado en la contienda del 6 de junio.



Comentarios


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
bottom of page