top of page

SANTIAGO…SANTIAGUITO



COLUMNA Mínimas Historias... #Columnas

SANTIAGO…SANTIAGUITO

Mínimas Historias...

Salvador Herrera García

De muy lejos…allende el mar los trajeron esos locos aventureros que cruzaron el proceloso mar Atlántico en pos de fama y fortuna.

Fue un obsequio del rey Felipe IV a la Villa que ya ostentaba el nombre del Apóstol, por decreto de Carlos V.

Pero quiero imaginar que no lo trajeron a bordo de un navío... Santiago llegó a galope de corcel, sobre la calma chicha de un océano que atemperó sus olas, sus tormentas y misteriosos triángulos al paso del Apóstol Caballero…

Tal vez, sobre el mar de los Sargazos haría un alto y tomó aire para iniciar la última etapa de su travesía. Así llegaría a la Villa Rica de la Veracruz descansadito y fresco…. Y de ahí, desde las playas de Chalchihuecan, siempre a galope, remontó médanos, esteros y dunas, cruzó las llanuras de Sotavento y se adentró, en las montañas del Toxtlán, a la vera del volcán San Martín…

Y por mandato real, su nombre y efigie quedaron unidos al destino del pueblo que lo acogió como santo patrón…

El Apóstol llegó a morar en sencillo y encalichado templo. Y ahí está, desde hace más de cuatro siglos…siempre montado en el caballito blanco, que parece desprendido del tiovivo de alguna imaginaria feria…

La misma montura en la que -según cuentan- recorrió la Vía Láctea, desde entonces nombrada “camino de Santiago”…El mismo corcel con el que enfrentó a los moros en las llanuras de Galicia, hazaña que le ganó la denominación de Santiago “Matamoros”…

Pequeño potro, como de juguete, en el que ha andado y desandado los caminos tuxtlecos, desde el cerro del Vigía a la costa, de las alturas del San Martín a los llanos sotaventinos… Corcel ágil para perseguir chaneques y almas en pena, para remontar las nubes en pos de rayos y centellas, y para detener la furia de los tercos “nortes”.

Caballero y corcel… Binomio perfecto en los torneos de cintas, en las cabalgatas y carreras. Para jugar al “Santiaguito” en la danza de los Negros, para perseguir “líceres” o para recorrer los nueve barrios de la Infanzona Villa.

Santiago, hijo del trueno, caballero y apóstol. Santiago de Galicia y de Compostela. Santiago Matamoros, Santiago peregrino, evangelizador, mártir y patrón de España…

El mismo Señor Santiago de Tuxtla… Santiaguito, que desde hace cuatro siglos está ahí, con su inseparable y blanca montura, vigilante y protector, presidiendo la vida apacible del más bello pueblo de los Tuxtlas.

©shg


Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
bottom of page