top of page

SALTIMBANQUIS



COLUMNA Del Cronista… #Columnas

SALTIMBANQUIS

Del Cronista…

Salvador Herrera García

Hace varias décadas, la quietud de estos incomunicados pueblos de la región tuxtleca se interrumpía, de vez en cuando, con la presencia de saltimbanquis.

Gente rara que llegaba a despertar la curiosidad y el asombro de los habitantes con sus insólitas atracciones.

Eran forasteros de vestimenta estrafalaria. Aparecían en esquinas y plazas. Y a gritos estentóreos, a redoble de tambor, a golpe de pandero o a notas de trompeta convocaban espectadores, generalmente chiquillos curiosos.

Podían ser merolicos, músicos, mimos, magos, faquires, maromeros, profetas, malabaristas, domadores de osos bailarines, perritos amaestrados o monos ciclistas...

Bajo el gran toldo del cielo, en el gran escenario de la calle, presentaban sus actos mágicos, cómicos, de malabarismo o acrobacia. Aplausos y algunas monedas eran el pago a la actuación.

Esas pequeñas compañías tenían gran aceptación. Pues en esos años no había cine, ni teatro, la televisión estaba aún muy lejana y sólo la radio proporcionaba entretenimiento.

Algunos de esos artistas, si les iba bien, hacían largas temporadas y por semanas o meses se integraban a la vida del pueblo...Los más, como llegaban se iban, cual fugaces mariposas. Nadie sabía su procedencia ni su destino. Pero su presencia quedó estampada, indeleble, entre los recuerdos de la infancia.

Actualmente los saltimbanquis escasean. Acaso se les encontrará en las populosas barriadas de las grandes ciudades... Por aquí, muchas generaciones de niños se han perdido de esos prodigiosos actos circenses que, antaño y de vez en cuando, era posible presenciar en calles y plazuelas.

©shg


Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
bottom of page